• Natalia Marentes

Somos voceros de la paz y del amor


“La manera espontánea en que se da el grupo, prácticamente, es lo que define al grupo”, dice Ervin para empezar a contar cómo surgió RumbamBuquianDo, un grupo de música carranguera que combina el estilo tradicional campesino con los bambucos -en sus inicios- y otros géneros más cercanos a la vida urbana. Ervin y Manuel se conocieron, como muchos, al iniciar su vida universitaria. Ambos viajaron a Tunja para estudiar Licenciatura en Música en la UPTC (Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia) para el 2004.


Estaban en un círculo, de esos en los que todos los primíparos se conocen, en una tertulia. Allí todos tocaban algún instrumento. Llegó el turno de Manuel y empezó a tocar la intro de Vivir sin aire de Maná, en ese momento estaba de moda el rock en español. Cuando Manuel hizo el acorde para iniciar la gente alrededor se preparaba para cantar, y en contra de todo pronóstico, sonó “miércoles 4 de abril, una carta recibí” del maestro Jorge Veloza. Los demás se rieron y “yo hice click”, cuenta Ervin emocionado.


Sin duda, Manuel es la esencia de la agrupación, él es el campesino, es quien no permite que se despeguen del género a pesar de experimentar constantemente con otros ritmos. Cuentan sus amigos que su familia es campesina, ayudó a sembrar papa, trabajó durante un tiempo en una mina de carbón y, cuando era niño, formó un grupo de música carranguera con los hermanos. Actualmente es profe en la escuela de Monguí.


RumbamBuquianDo fue un experimento para una clase en donde combinaban rumbas carrangueras con el bambuco. Se acabó primero la materia antes que la agrupación. Tocaban en la Escuela de Música, en una casona antigua que daba hasta miedo, lejos del campus de la Universidad. Aún así, eran famosos, tocaban en las fiestas de Química y Agronomía. Además de sonar bacano, generaban consciencia. La carranga retrata la cotidianidad, muestra las vivencias campesinas, y con esto, se abre a lo político, lo social. En otras palabras, a la crítica.


Junto a la carranga, viene la estigmatización. Suele pensarse que eso es pa’ los de allá, pa’ los campesinos, sin embargo, suena y a muchos nos sale el aleteado acompañado del saltadito. “Cualquiera baila carranga, contrario a lo que pasa con la salsa, por ejemplo”, dice William, el que le da vida al tiple. La agrupación busca llegar a oídos no carrangueros, sin que se pierda lo propio de la música campesina. Eso es RumbamBuquianDo.



Referencias musicales:

Hey tú, RumbamBuquianDo

https://soundcloud.com/rumbambuquiando/hey-tu

El corazón remitente, Jorge Veloza

https://www.youtube.com/watch?v=j7jOfnC85JA

Vivir sin aire, Maná

https://www.youtube.com/watch?v=g3uxeG1rrlE&list=RDg3uxeG1rrlE&start_radio=1

Acá los pueden escuchar:

https://m.soundcloud.com/rumbambuquiando

https://music.apple.com/co/album/inseparables-single/1509508879

https://youtu.be/LQkFFxgK590

Entradas Recientes

Ver todo