• Tomás Vásquez

Quiero ser un ____

Les voy a confesar algo que descubrí hace unos días: quiero ser uno de ellos. Sí, un _____. Por lo menos por un momento. La pregunta aquí no es por qué quiero serlo, sino por qué no iba a querer serlo.



Por un instante, quisiera vivir la vida a su modo. Sobrellevar la existencia con una emoción desbordada. La emoción de quien sabe que va a caminar por el mismo lugar de siempre, un día tras otro, y no se cansa. De quien entiende los días como una nueva oportunidad para explorar y descubrir. Para correr, oler, hacer amigos y, por qué no, meterse en un par de problemas.


Enséñame a halar fuerte para llegar allá a donde quiero. Enséñame a que mi felicidad dependa de algo tan elemental como revolcarme en el pasto y jugar a la pelota. Quiero que al ver, en blanco y negro, un pájaro volando o a una ardilla en el copo de un árbol, mi fascinación desborde mi cuerpo.


Reconocer con nobleza mis errores. Aprender de ellos, así sea con uno que otro regaño de por medio. Pero nunca, jamás, dejar que esos regaños me roben la chispa, esa que tiene reservada para mí una travesura más.


Rendirme ante el cariño de quienes amo. Saludarlos de primero, efusivo, cuando lleguen a casa. Calentarlos en el frío. Acompañarlos incondicionalmente, sin juzgar. Ser leal y protegerlos hasta mi último suspiro.


O, si por casualidad todo lo que digo es una apreciación subjetiva y romántica de lo que es ser uno de ellos, pues no me importa. Entonces quiero ser así, como esa imagen distorsionada e idealizada en la que los tengo. La que por milenios nos ha permitido convivir juntos y ser mejores amigos. Espero que sean más. Amen.


Entradas Recientes

Ver todo