• Estefanía Gutiérrez Barrera

Nuestro Mensaje: Nación Originaria Mapuche


¿Cuándo dejó de resonar en las montañas el eco omnipresente de la sabiduría?

¿Cuándo fue que el hombre dejó de sentir el abrazo del viento sobre la piel de su espalda?

¿Cuándo fue la última vez que te presentaste ante el mundo con tu rostro de piedra, le cantaste a los espíritus, dejaste que el agua corriera por tus grietas, y con las gotas que caían de las puntas de tus dedos, rasgaste las tierras que ahora lloran sumergidas bajo el miedo?

Ay de esos tiempos en que seguiríamos siendo hermanos, abriríamos nuestros ojos para saludar a la mañana.

Mari Mari kom pu che, diríamos, y seguiríamos siendo tierra y cielo ante la mirada de la naturaleza.

Matías Catrileo Quezada

¿Quiénes son los Pueblos y las Naciones Indígenas más que personas que aman, protegen y comprenden a su Madre que a la vez es su hogar? Los nacidos de las raíces terrenales y espirituales del Abya Yala (América) traen un mensaje en la sangre y el pensamiento que se heredan de generación en generación. El mensaje nos habla sobre el equilibrio y la armonía del universo y sobre nuestra corresponsabilidad al respecto, como parte del universo y no dueños del mismo.



Desde la cosmovisión -y distintas Leyes de Origen a su manera- en la Tierra, que se divide en el arriba, la superficie y el abajo, habitan los seres hermanados por los animales, los vegetales (en la superficie) y los espíritus (en el arriba y el abajo). Todos los seres están involucrados en el ciclo de la vida que continúa después de la muerte y se mantiene en el amor. La armonía y el equilibrio son el sentido de la existencia de los seres (humanos vegetales y animales) -que protegen y cultivan en la Madre- con el permiso de los espíritus, todos con una o varias tareas por lo que todas las existencias son sagradas.



De los 370 millones de Pueblos Indígenas –que dicen- al sur, en el cinturón de fuego de América, de orilla a orilla en el centrosur de Chile, vivió una enorme Nación Originaria que cuidó la Ñuke Mapu (Madre Tierra) de la región que conocemos como la Araucanía resistiendo duramente a través del tiempo, soportándose en los ancestros y las ancestras; las abuelas que cantaron golpeando el vientre del tambor.



Después de aguantar tenazmente la colonización española – católica, un par de centenarios después la instalación de la República Chilena en 1882, y con ella, la de las tropas militares en la sagrada Tierra de la Araucanía, marginaron a los Mapuche en las zonas costeras y la pre cordillera andina. El Estado, que los despojó de su Madre y los sometió al genocidio (que sucedía a otro genocidio), la vendió como “latifundio” a empresarios estadounidenses y europeos. Eso equivale a que lo alejen a uno de su mamá, la maltraten y la nombren una puta libre, una que está a la venta.



La enorme Nación Mapuche hizo un intenso proceso de resistencia para que la colonización no los arrasara física y culturalmente mientras en el resto del territorio del Abya Yala, la Ñuke Mapu recibía en su seno, bañado en sangre derramada desde la selva a la cordillera y del desierto a la pradera, a sus hijos e hijas que partían por la mano del español para unirlos al mundo espiritual. Hoy todavía después de altos y bajos, de recuperar el territorio en el Gobierno de Salvador Allende y volverlo a perder, de lucharlo entre la República Chilena y la Argentina en medio del racismo, la indiferencia y la muerte, la Nación Mapuche y los Pueblos Originarios siguen fuertes de pie, dando el mensaje.



¿Cómo es que no han logrado exterminar a los Pueblos y Naciones Originarias después de tantos siglos de sometimiento y genocidio? Resiliencia y espiritualidad. El contacto con los ancestros y ancestras, junto a la posibilidad de resistencia que no es solamente aguantar, sino aguantar y construir, reconstruir, renovar la vida, la lucha y sobreponerse al dolor.



El pasado 13 de agosto el Machi (autoridad espiritual Mapuche) Celestino Córdova le dio vuelta larga a las noticias en el continente y el mundo por su huelga de hambre que ya completaba 103 días, en un alto riesgo de morir. Celestino fue condenado por el asesinato de Werner Luchsinger y Vivianne Mackay en el marco de una protesta en el marco del aniversario del estudiante mapuche Matías Catrileo, donde cayó el Machi Córdova, único imputado por el crimen. El Machi exigía un permiso de seis meses en su casa mientras supera la pandemia y renueva su rewe (energía espiritual). ¿Es gratuito que justamente de una situación –determinada como terrorismo- caiga un líder espiritual? No. La vida de los Pueblos y Naciones originarias nace de la Tierra y la espiritualidad, sin ellas no hay nada, sin ellas no hay nadie.



En una grabación entregada a los medios el Machi dijo: - "Como aquel gobernante no tiene suficiente sabiduría para resolver los distintos conflictos sociales, por no estar a la altura finalmente me matará". Parece que el Mayor habla de sí, parece que la lucha Mapuche es una lucha aislada en una latitud cualquiera, pero es solamente una laguna en la montaña, que refleja otros universos con la luz, que refleja a otros rostros y otras vidas. No hay Estado en el Abya Yala o el mundo, que esté a la altura de reconocer de cualquier origen, cualquier mensaje que no sea el del dinero y la muerte; de reconocer otra ley que no sea de la homogeneidad y la explotación.



Celestino Córdova dijo también en su grabación: “los Pueblos (…) siempre en búsqueda del pleno equilibrio del orden natural del Ñuke Mapu que nos ha privilegiado sobrenaturalmente, todos como humanidad, y que lastimosamente no ha habido mayor consciencia en valorarla como se merece.” ¿Quiénes somos nosotros –los no originarios- más que quienes han vivido para despreciar la Ñuke Mapu y todas sus manifestaciones de vida, como la puta propia que sirve a un amo dueño de la nada?

Esta es una reflexión para pensar, no en quiénes son los Mapuche o quiénes son los Pueblos y Naciones Originarios; no es sobre su mensaje y su sentido de la vida, es sobre quiénes somos nosotros, cuál es nuestro sentido de la vida y cuál es nuestro mensaje.

Nota:


-Inspirado en la canción “Nuestro Mensaje – Illapu”


-Las Leyes de Origen son las historias que hablan del origen de las personas y seres de los Pueblos, que en occidente llamaron mitos y redujeron a ficción.

Entradas Recientes

Ver todo