• Santiago Cárdenas B

La debacle del Fútbol Profesional Colombiano

 

La División Mayor del Fútbol Colombiano (DIMAYOR) nació en 1948 en Barranquilla, el mismo año en que el fútbol colombiano jugó su primer campeonato oficial. A lo largo de los años, esta entidad ha sido la encargada de dirigir el fútbol en Colombia. Su historia reciente, genera mucha incertidumbre.



Tras el escándalo del FIFAgate entre 2015 y 2016, Luis Bedoya, quien se desempeñaba como Presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, se apartó de su cargo y la justicia estadounidense lo relaciono con estos escándalos de corrupción. Ramón Jessurum pasó de ser el presidente de la Dimayor y ascendió a la Federación. El elegido en ese momento para reemplazarlo fue Jorge Fernando Perdomo, quién se habría desempeñado como presidente del Atlético Huila. Perdomo dejó el cargo en 2018, tras la decisión de la Asamblea de miembros de la Dimayor de negar su continuidad, y su salida se relaciona con discordias con el presidente de la División del Fútbol Aficionado (Difútbol) Álvaro González. Después de este hecho, se elige a Jorge Enrique Vélez como presidente del ente más importante del fútbol profesional en Colombia.



La gestión de Jorge Enrique Vélez ha sido desastrosa. Su nombramiento demostró la injerencia de la politiquería de Cambio Radical en el fútbol. Vélez incursionó en un contrato para que los equipos del FPC recibieran ingresos por transmisiones de nuestro fútbol a nivel internacional. La empresa Prudent Corporate fue la elegida para que, durante de 10 años se comercializara y se le sacara todo el provecho al fútbol colombiano. Este contrato fue firmado en 2019 y se esperaba que en 2020 llegarán los primeros insumos de esta firma. Sin embargo, en marzo de este año, nada se sabía de esta plata y los directivos de diferentes clubes empezaron a presionar a Vélez sobre este tema, y en un punto llegó a insinuar que este dinero no llegaría a los equipos que con ansias esperaban dicha entrada económica. Seguido a esto, la elaboración del canal premium Win Sports + fue un completo error, debido a que los colombianos no están dispuestos a pagar $30.000 por ver partidos con poco nivel. Las comparaciones que hacen algunos periodistas con plataformas móviles como Netflix o Spotify son desproporcionadas. Nunca se tuvo en cuenta, que los y las amantes del fútbol disfrutan de las mejores ligas del mundo sin pagar un valor adicional a su cable operador.



Para completar, la pandemia del COVID-19 generó un parate en el fútbol mundial, incluido el de Colombia. El canal premium solo pudo operar a plenitud dos meses, es decir, la mitad del primer torneo de los dos que se juegan al año. Mientras vemos como en Europa se retorna a la normalidad futbolera, teniendo en cuenta los protocolos bioseguridad, en Colombia este regreso parece ser cada día más lejano.



Los constantes rifirrafes entre el Ministro del Deporte y el presidente de la Dimayor sobre el protocolo para iniciar entrenamientos, demuestran la politiquería de Vélez, y cómo en algún momento de esta crisis el ministro Lucena decidió romper comunicaciones con la Dimayor, con el fin de solo relacionarse con la Federación Colombiana de Fútbol. Así, la pandemia deja en evidencia la crisis de nuestro fútbol y la importancia de tener dirigentes de rigor, que sepan de fútbol y se mantenga alejado de la politiquería del país.



Es por esto, que por el bien del fútbol colombiano, Jorge Enrique Vélez debe dar un paso al costado en su cargo como presidente de la Dimayor. La Asamblea de Miembros de la Dimayor debe pensar en una persona que sepa administrar y principalmente sepa de fútbol, que pueda solucionar el tema de la TV internacional y revise la situación de Win Sports +, que es insostenible. Los equipos están pasando por situaciones económicas complicadas y con esto, hace que sea más urgente tener al mando a una persona que pueda entender la situación y que principalmente, le cumpla a los clubes, quienes son los perjudicados de tantas promesas falsas. Mientras tanto, para este servidor, la vuelta del FPC es un enigma.




Bibliografía:

Entradas Recientes

Ver todo