• Santiago Cárdenas Caballero

A robar al gobierno


En Colombia pensamos que somos pobres por culpa del gobierno y resumimos nuestros males en una palabra que nos da rabia, nos genera malestar y repudio: ¡LA CORRUPCIÓN! Lo sé, odiamos esa palabra e intentamos elegir candidatos que luchen en contra de este fenómeno, pero tarde o temprano nos desilusionamos porque nuestro candidato salió corrupto.


¿Nos ha pasado verdad? He participado en múltiples campañas tanto en Colombia como en el exterior y he visto como fervientemente en los discursos, como nos enardecemos cuando un candidato promete erradicar la corrupción, pero ¿Cuál corrupción estamos hablando?


De las más de 384.000 personas que están en el Sisbén teniendo recursos para pagar una EPS y en este momento le están quitando la posibilidad a personas necesitadas a recibir salud (Portal Web DNP) o de los cientos de estudiantes que tienen como pagar la universidad pero que ponen un estrato social diferente al aplicar a las universidades públicas, o de las más de 300.000 personas que se colan en Transmilenio? Sabías que la evasión de impuestos “podría llegar a $365 billones, es decir, 24 veces más de lo que cuesta la primera línea del metro de Bogotá” (larepublica.com), La corrupción también es subirse por la parte de atrás del bus teniendo para pagar el pasaje completo, auto reconectar los servicios públicos, acceder a subsidios exagerando su situación, incluso los que reciben mercados teniendo comida.


Hace poco se hizo viral un vídeo en las redes que relataban a una señora que se abstuvo de recibir un mercado porque ya tenía comida, ¡Necesitamos más personas así! He marchado exigiendo el fin de la corrupción, pero de qué sirve salir a marchar si somos cómplices al no detener a los encapuchados haciendo desastres ¿No hemos visto el dinero que gasta el distrito en reconstruir Transmilenio después de las marchas? Me voy a remitir a un comentario de Claudia López cuando les exigía a los estudiantes pronunciarse respecto a los vándalos que usan los campos universitarios para preparar bombas molotov: “El que calla otorga “


¿Cuándo va a ser el día que los colombianos dejemos de excusarnos? ¿No nos damos cuenta de que la corrupción no solo viene de la Casa de Nariño o del Congreso? Nuestros votos ayudaron a elegir a los hermanos Moreno Rojas, a los de Agro Ingreso Seguro e incluso seguimos defendiendo los candidatos apoyados por el narcotráfico, la guerrilla o el paramilitarismo.

Colombia necesita erradicar la corrupción, empecemos votando bien, no vendiendo nuestros votos ni mucho menos, creyendo que robar al gobierno no me hace un ladrón.

Entradas Recientes

Ver todo