Ana C. Palacio

Hija, hermana, amiga, abogada de profesión, servidora pública por vocación y convicción. 

Con 26 años, cree en el servicio público, en que esa frase “Quien no vive para servir, no sirve para vivir” que le repetían desde chiquita sus papás es cierta y cobra aún más sentido con el paso de los años, por esto vive bajo esta premisa. 

Conversadora de todo y nada, la de los dichos de abuelita y risas largas. Aquí encontrarán temas de actualidad, política, amor, poesía o vanidad, todo depende del día y de la “corazonada a donde la ha de llevar”.

  • Twitter
  • Instagram